“No fue magia”, el recorrido para llegar al matrimonio igualitario


La promulgación de la Ley 26618, de Matrimonio Civil, conocida como ley de matrimonio igualitario aprobada el 15 de julio de 2010, fue la culminación de un proceso de luchas y demandas que la comunidad LGBTTIQ+ sostuvo durante muchísimos años. Desde el Partido Social Patagónico hemos acompañado a las organizaciones en las demandas, en la militancia, en las calles y fundamentalmente con decisión política. Por ello decimos y afirmamos, a diez años de la sanción de la Ley, que “no fue magia”.


Desde 1998 y hasta 2010 se presentaron numerosos proyectos en distintos ámbitos para garantizar igualdad de derechos a las personas de la Comunidad LGBTTIQ+ como son contraer matrimonio, heredar, adoptar. Eso mismo: ni más ni menos, que tener los mismos derechos que el resto de las personas.


En 2002 se aprobó la Unión Civil en la ciudad de Buenos Aires y luego en varias ciudades de la Argentina, pero no había un marco nacional que diera respuesta única a nivel federal.


En 2005 no se trató el proyecto de Unión Civil en el Congreso y en 2007 el socialismo presentó un proyecto de Ley de Matrimonio entre personas del mismo sexo en Diputados. Una de las firmantes de ese proyecto fue la entonces Diputada Fabiana Ríos. Asimismo, la Senadora Vilma Ibarra presentó un proyecto de Matrimonio y adopción entre personas del mismo sexo en la Cámara Alta. Ninguno de los dos proyectos avanzó en su tratamiento y votación.


El 28 de diciembre de 2009, contrajeron matrimonio en Ushuaia Alejandro Freyre y José María Di Bello, la Jueza Gabriela Seijas ordenó celebrarlo en noviembre y la ceremonia pudo llevarse adelante con la autorización de la Gobernadora Fabiana Ríos. Fue una decisión política basada en la convicción, "no fue magia". Ese hito catapultó lo que vino después.


En marzo de 2010 se presentó el proyecto que se convertiría en la Ley 26618, tras la media sanción en la Cámara de Diputados el 5 de mayo y su aprobación en el Senado a mediados de julio.


Seguramente existieron otras propuestas y proyectos que faltan en este relato, pero lo narrado da cuenta de intentos, acuerdos, trabajo y objetivos sostenidos en el tiempo. Somos una sociedad mejor cuando todos los derechos son para todos y todas. Desde ese lugar y con la convicción de haber aportado desde nuestro espacio, celebramos junto a la comunidad LGBTTIQ+ estos 10 años de la conquista de más derechos para todas las personas. Somos una sociedad un poco más igualitaria desde entonces. Seguimos trabajando para erradicar las violencias, discriminaciones y todas las acciones sustentadas en el odio que siguen afectando a diario a la comunidad LGBTTIQ+.

0 vistas

© 2015 Todos los derechos reservados Partido Social Patagónico